El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, febrero 06, 2012

Inmortalidad, un poema de Humberto Costantini

Inmortalidad


Ocurre simplemente que me he vuelto inmortal.

Los colectivos me respetan,

Se inclinan ante mí,

Me lamen los zapatos como perros falderos.



Ocurre simplemente que no me muero más.

No hay angina que valga,

No hay tifus, ni cornisa, ni guerra, ni espingarda,

Ni cáncer, ni cuchillo, ni diluvio,

Ni fiebre de Junín, ni vigilantes.

Estoy del otro lado.

Simplemente, estoy del otro lado,

De este lado,

Totalmente inmortal.



Ando entre olimpos, dioses, ambrosías,

Me río, o estornudo, o digo un chiste

Y el tiempo crece, crece como una espuma loca.



Qué bárbaro este asunto

De ser así, inmortal,

Festejar nacimiento cada cinco minutos,

Ser un millón de pájaros,

Una atroz levadura.

Qué escándalo caramba

Este enjambre de vida,

Esta plaga llamada con mi nombre,

Desmedida, creciente,

Totalmente inmortal.



Yo tuve, es claro, gripes, miedos,

Presupuestos,

Jefes idiotas, pesadez de estómago,

Nostalgias, soledades,

Mala suerte…

Pero eso fue hace un siglo,

veinte siglos,

cuando yo era mortal.

Cuando era

Tan mortal,

Tan boludo y mortal,

Que ni siquiera te quería,

Date cuenta.



HUMBERTO COSTANTINI
 
(Tomado del Blog de usos múltiples. Gracias.)

3 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Nueva portada... También me gusta ésta.
El poema, como siempre una pasada

Pedro Donangelo dijo...

Humberto, un tipo entrañable. Gran sorpresa leerlo aquí. ¿Qué expresa "una pasada"?. Gracias

Ana Pérez Cañamares dijo...

Una pasada: expresión coloquial que vendría a ser algo como: mejor que bueno; se pasa de bueno. Gracias, un abrazo