El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, noviembre 14, 2011

Tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (LIII)

53.

He arrojado mi cuerpo a los pájaros
y ellos lo han picoteado como si fuera un puñado de semillas.
¿Por qué han sabido ellos ver vivo
lo que yo siempre vi como una ruina,
un débil proyecto en el mejor de los casos?

ANA PÉREZ CAÑAMARES - A LOS 20 AÑOS