El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, octubre 07, 2011

Tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (XLIV)

44.
Una vez soñé
que a mis brazos les crecían otros brazos
como ramas dolientes.
En mi sueño el vacío era una concha de animal medio enterrada.
Y toda yo era por fin perfil cerrado
y las puntas de mis dedos por fin finales.
Estaba recogida como un precipicio.

ANA PÉREZ CAÑAMARES -A LOS 20 AÑOS

3 comentarios:

concepto-aparte dijo...

qué hermoso sentirse así... como abrigada por lo que ya no puede continuar...

ha sido un pequeño regalo encontrar tu blog....

El Joven llamado Cuervo dijo...

Habrá sido un árbol precioso, lo imagino rotundo...

albert dijo...

hermoso