El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, junio 16, 2011

Y él no se achicharró, un poema de Juan Bautista Moreno

Y ÉL NO SE ACHICHARRÓ

Caramelos,
porros,
chicles,
pipas,
cocaína
o chupa-chups.


En los agujeros más
o menos oscuros
de cualquier ciudad
puedes encontrarlos.


Esto,
me la barniza tanto,
que cada uno con su life
puede hacer lo que quiera.


Ser obligado a rastrear
por garitos es otra cosa.
Nos pagan por ello,
como al jodido de Salva.


Veterano con raíces de la unidad canina.
Intocable.
Pese a que anden a vueltas con él
por emisora para acudir con su perro
a un aviso.


Y no lo localicen.


Y venga emisorazos
sin que ningún hábil malabarista
sepa dónde anda.


Yo imaginaba dónde.
Igual que todos.


Sorbiendo tinto hasta por las tochas
en cualquier bareto.


Y da la puta casualidad
de que es Agosto.
Tengo calor y entro a ese mismo
bareto a por agua.


Y el Salva,
más colorado que el muñeco
de los semáforos,
calentando banqueta uniformado.


Al salir, caigo en que el perro
llevará más de dos horas
en la jaula de la furgoneta.
Al sol, dentro del nicho.


La toco.
Arde como el infierno.
Miro por la ventanilla
y el animal tostado,
hace rato que estiró la pata
de la calor.


Dicen que se excusó
poniendo de parapeto
las pastillas inexistentes
que un veterinario inexistente
le había dado.


Pero a él no le ardieron las pelotas.


JUAN BAUTISTA MORENO. Mucha Policía. Ed. Baile del Sol, 2011