El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, diciembre 21, 2010

Soy un tonto consolado, un poema (y un óleo) de Velpister


Tengo derechos.


Tengo derecho,
por ejemplo,
a escribir esto
en verso,
porque quiero,
quiero que sea una poesía,
o un poema,
porque
tengo derecho.


Todo el mundo tiene derecho:


A ser tratado con dignidad,
a no ser avasallado
ni sometido,
derecho a beber agua potable
y limpia,
aunque sea en apariencia,
brotando de un grifo
cualquiera,
a un juicio justo
si se diera el caso,
derecho a alimentarse,
a sobre alimentarse,
a hacer dieta,
a no comer,
a una educación,
a una vía de escape,
derecho a una alternativa,
al trabajo,
derecho a una vivienda,
a salir por ahí,
a protección,
a enamorarse,
derecho a ser amado,
a vivir en paz,
a vestir de marca,
a comprar un coche
a plazos,
a ser comunista,
o no,
fascista,
a una hipoteca,
derecho a un médico,
un estomatólogo
o endocrino,
a un sicólogo,
derecho
a que nuestros hijos tengan
derechos.


Así es,
todo el mundo tiene derecho.


Aquí.


Quiero ser tonto y consolarme
de todos mis males.


Allí


también tienen derechos:


A morir joven,
a adelgazar sin anorexia,
a un juicio sin juez,
a un juez prevaricador,
a ser lapidado,
a los despojos podridos,
los excedentes de occidente,
a no ser atendido,
a ser un olvidado,
a no tener posibilidades,
no tener una vía de escape,
a abrazar muy fuerte al hijo muerto,
a empuñar un arma desde niño,
a un pasaje en patera,
a ser un desposeído,
a cubrir cuerpo y rostro,
a ser sometido,
insultado,
vejado,
ultrajado,
al analfabetismo,
al dengue,
el sida,
el paludismo.


Allí tienen derecho a todo eso.


Por eso debo de ser tonto,
porque aquí,
sentado,
en este restaurante
con el estómago lleno
tras engullir
un abundante menú
del día
no veo tan mal mi situación y
en la T.V.
sale un ministro
de la CE
diciendo
que habría que torpedear
a las pateras
que se acercan
a
nuestras
(preciosas)
costas.


Claro,


se me olvidaba
un derecho
fundamental
que
tenemos
aquí:


Reservado
el derecho
de admisión.


..........................................................................
Cuadro:
Somos nosotros pensando que son ellos.
Óleo tabla.60x50
VELPISTER (Tomado de su blog, Velpister. Gracias)

3 comentarios:

VELPISTER dijo...

Gracias Ana, aquí estás tú para lanzar estos gritos
un abrazo

Diego Morales de Urioste dijo...

El estado mental de la mayoría es de un poco de aquí y de un poco de allí. La simetría se rompe cuantitativamente, pero también aquí se muere de pobreza y también allí existen reyes con leyes.

tomas rivero dijo...

Que va. Los derechos están torcidos. No tenemos derechos, pero disimulamos muy bien. Además algunos derechos, como el de ser fascista, lo puedes considerar derecho, pero ante esos "derechos" autodefensa obrera.Así que de tal modo, nos encontramos con derechos enfrentados.Y si dos derechos se enfrentan, uno siempre gana al otro: durante 40 años el franquismo consiguió dejarnos gilipoyas. Y ya llevamos rato.
Y puestos a tener derechos, querida Ana, el realismo social que destila tu poema, tampoco es un derecho. Es agua pasada.
Besos de nieve.Feliz año.