El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, junio 29, 2010

Un poema de Harry Martinson

Las personas capaces de oír
cómo el silencio vespertino
se va haciendo más profundo
cuando desciende
y le habla al rocío,
esas personas son poetas.
Deberían ser contratadas como escuchadores de hierba
en los jardines de la poesía.


HARRY MARTINSON (Jämshög, 1904–Estocolmo, 1978), El libro de los mil poemas, Entre luz y oscuridad, Nórdica Libros, Madrid, 2009, págs. 369-391. Traducción de FRANCISCO J. URIZ

(Tomado del blog Neorrabioso. Gracias)

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Certero poema, yo quiero una personita así ahora :)

Saludos...