El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, junio 10, 2008

Premoniciones y reminiscencias, un poema de Alexis Díaz-Pimienta

Nuestros hijos guardan para mañana jirones de nosotros,

piezas sueltas que irán encajando con los años

hasta creer que nos conocen.

También nosotros, encajando recuerdos, comentarios,

noticias más o menos fidedignas,

hemos sabido sobre nuestros padres, quiénes eran, qué

hicieron.

Pero nuestros hijos tendrán menos suerte:

tanta tecnología lo enmascara todo,

tantas fotos y copias falsean el recuerdo.

No olvidemos que la memoria se nutre de inexactitudes,

de imágenes borrosas que garantizan otras claridades.

Nuestos hijos necesitarán psicólogos,

psiquiatras, matemáticos que les ayuden a sumar

tantos jirones sueltos. Lástima de fotos.

Lástima de imágenes en movimiento.

Los hermanos Lumiére seguramente

no guardaron a papá Lumiére dentro de un rollo.

Ni el joven Jacques a papá Daguerre.

Ni el bebé Shakespeare necesitó escribir un drama

sobre las manos de su padre.

¿Qué van a hacer, entonces, un hijo del albañil,

un peatón sin gafas, un huérfano habitual,

o una joven con ligas en esta época de espejismos flamantes?

Abundan máscaras digitales, capirotes con voz,

fórmulas estéticas que disimulan el olvido.

Repito: se equivocan. Si cada instante olvidásemos algo,

seguiríamos vivos intentado recordarlo luego.

Temo acabar siendo una foto digital,

de esas que se retocan, giran, embellecen.

Temo que alguno de mis hijos -alguna vez al menos

use mi rostro como salvapantallas.



ALEXIS DÍAZ-PIMIENTA



De "Fiesta de disfraces" Calambur, 2006



(Tomado de Cuadernoderesistencia. Gracias, David).

1 comentario:

David Franco Monthiel dijo...

gracias a ti por la visita