El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, enero 22, 2008

Los cuarenta


Hoy cumplo cuarenta años. Número redondo. He decidido celebrarlo esta tarde con una botella de buen vino (gracias, Kebran), y regalándome dos poemas que copio aquí. El primero es de Ángel Petisme, y lo encontré ayer en el blog Crónicas para decorar un vacío. El segundo es de Sharon Olds. Ayer por la tarde estuve mirándome sus libros porque me apetecía específicamente regalarme uno de sus poemas. En su tiempo, fue una de las lecturas que más me animaron a escribir poesía y jamás me canso de leerla.

Ambos poemas, no hace falta decirlo, están llenos de sentido para mí, ahora, a los cuarenta.


LLUVIA EN LAS TRINCHERAS


Nunca te importe la cantidad de gente
que adornará tu vida, sino la calidad.
Veinte personas son un universo.
Hay seres cuyo mundo no es tan grande.
Aunque sólo te quedase un lector, aunque sólo te
quedases tú,
con cara de guisante,
mirándote, leyendo en el espejo,
escuchando tus latidos la noche del fin del mundo...
Haz las cosas para que te quieran,
pero escribe porque lo necesitas,
porque hay demasiada oscuridad ahí fuera.
Escribe para ti, que eres los otros:
los tres, los veinte, los que quieran cruzar.
Tu corazón se blinda para quien viene de mala fe.
Lo demás son estadísticas.
Censurando, apagando, haciéndose el vacío, haciéndote
invisible.
Vives en un mundo que no contemplan las estadísticas,
eres de esa gente que no aparece en los porcentajes.
Gracias por hacernos esperar lo diferente,
sigue lloviendo en las trincheras.

Ángel Petisme, Cuatro días de alquiler


ESTACIÓN

Al regresar del muelle después de escribir,
avancé hacia la casa
y te vi la cara señorial
iluminada bajo una pantalla
pergamino color fuego.

Una mano elegante en la barba. Tus ojos agudos
me encontraron en el césped. Me miraste
como el señor mira hacia abajo desde su angosta ventana,
y tú que desciendes de lores. Calmadamente, sin dejar
tu insolencia, me examinaste,
la esposa corriendo hasta el muelle a escribir
tan pronto como uno de los niños se duerme,
dejándote el otro.

Tu boca alargada,
flexible como el arco de un guerrero,
no se curvó. Nos pasamos mucho rato
en la verdad de la situación, los poemas,
como cacería robada, pesaban en mis manos.

(Sharon Olds, Satán dice. Traducción de Juan Carlos Galeano.)

28 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Felicidades. Sabía yo que era cerca del mío. Muchos besos.

Sonia Fides dijo...

Felicidades Ana, y tremendo regalo es siempre Sharon Olds.

Un abrazo súper y lo que siempre digo, que cumplas muchos más y no se te noten(ni a mí tampoco, please)

Miriam G. dijo...

¡Muchísimas, muchísimas, muchísimas Felicidades!

Ahí va mi regalito:

Happy birthday!!!!

Un beso, Miriam G.

Jose M. dijo...

el de petisme me ha encantao, gracias... feliz cumple

Enrique Ortiz dijo...

Querida Ana, muchas felicidas. Ahora, cuando en unos días dejaré de estar empatado contigo en años, y ya he recorrido uno de la cuarentena, sé que es justo ahora cuando empieza lo bueno, así que avanti. Un abrazo bien fuerte (o extra) y gracias por ese enorme poema de Petisme.

Luisa Miñana dijo...

Muchas felicidades, sí. La década tiene mucho que decir.
Y gracias por compartir esos regalos.

ynarud dijo...

Felicidades, y bien por el vino, si señor!!!

;)

M dijo...

Avanti, como dice Enrique.

Y sonrisas en las profundidades de un lago.

Miriam G. dijo...

Varias manzanas, lectoras habituales de esta maravillosa página, pero bastante calladitas ellas, han venido a felicitarte, pero como no se permiten comentarios anónimos y no tienen cuenta en google, me piden que te felicite yo de su parte.

Y eso hago: ¡Otra vez felicidades!

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Gracias, Beatriz, Sonia, Miriam (jajaja, qué estupendo regalo!!! Luego en casa me lo pongo a tope!!!), José, Enrique, Luisa, Ynarud, M. y a las sabrosísimas manzanas! Gracias por los buenos deseos y por la compañía de los restantes 364 días del año. Y un beso a cada uno.

Andreia dijo...

Felicidades!!!

Miguel Sanfeliu dijo...

Feliz cumpleaños.

Y como veo que los poemas son regalos que te gustan, y creo que la ocasión lo requiere, pues no cumple uno cuarenta todos los días, reviso entre mis libros y me permito copiar un poema de Fonollosa titulado "Leroy Street":

Diríjete al Oeste, hasta que el Este
sea el Oeste también, fin y principio.

Y entonces ve hacia el Norte, hasta que el Sur
sea el Norte también, fin y principio.

En su confluencia exacta tal vez halles
qué significa el fin y qué el principio.

Pero es mejor que apures tu cerveza
sentado en una mesa con amigos.

Y que otros se alucinen y extravíen
persiguiendo ese fin o ese principio.

Supongo que ya lo conocerías, pero bueno... que pases un buen día.

Un abrazo.

Ana Pérez Cañamares dijo...

No lo conocía, Miguel, y me ha encantado. Me viene que ni al pelo, no lo sabes tú bien.... Muchísimas gracias!

Y gracias a ti, Andreia, por las felicidades.

PUNTO G dijo...

yo
ana, qué cosa tengo mejor
para ofrecerte que unas letras,
estas se me ocurrieron también
en un aniversario, no sé cual, pero si recuerdo que mío,,,weno ahí va, que me lio.

ANTES DE AYER

Cuando era un niño arañaba la pared de la noche,
buceaba en el mar del universo cerquita de los planetas
y jugaba a la taba con dos o tres marcianos que tenía como amigos.
También me daba por mecer a la luna
los días fértiles de sonrisas,
y siempre después de la merienda
construía barcas con la pluma de un tintero
y una hoja de papel. Cuando era infancia
me ahorcaba con todos mis sueños,
descuartizaba el cielo y hacía trocitos de magia
para después coserlos en un rincón feliz
donde los juegos carecían de tiempo.
En aquel rincón quedó impregnado, como escupitajo,
el inverosímil sueño de mi niñez.

Con el pelo húmedo y la raya caída a un lado,
como una premonición del futuro y al instante, pensativo, dormía adosado a una estrella que yo mismo sustraía del cielo oscuro, en mi último cumpleaños feliz,
entonces ya no era tan niño.

Aprendí a no temer por las ilusiones
y a seguir creyendo como antes,
que aun en el más inmenso y negro de los pensamientos
siempre hay un sitio para el juego y la poesía.

Lo más increíble de todo
es que siempre tengo de seis a diez años, y si no desisto de mis sueños,
seguirá sorprendiéndome la noche, cuando convierta lo más asqueroso de la realidad en una fantasía preñada de estrellas.

Porque de eso se trata.

ESTE ESTARÁ EN EL ESCURRIDIZO FORRO.

UN BSO
Y FELIZ EN TU DÍA.

Ernesto dijo...

Muchas felicidades Ana. Que pases un dia muy bonito.

Dia :) dijo...

Felicidades, Ana. Espero que hoy sea un gran día...y el resto también. Besos.

LLarpo. dijo...

Felíz día, Ana, que tu existencia sea tan larga como las alambrads que circundan el mundo y que rompas cadenas con tus letras, poemas excelente. Me llaman Oliver, soy colombiano y soy lector asiduo de tu blog, es agradable encontrar una mujer con ideas plasmadas en sus versos, poemas claros. Eres como la ninfa en medio de estos bosques solitarios, blogs.
"Congratulaciones".
Oliver.

kebrantaversos dijo...

ANA, GUAPÍSIMA COMO EN EL TUTE: LOS CUARENTA QUE NO JODEN PERO ATORMENTAN


UN ABRAZOTE

EL KEBRAN

Marta Sanuy dijo...

Felicidades Ana. Y ya veras, cada año mejor. Seguro. Sé que además nos lo irs contando

xen dijo...

por experiencia propia, Ana, empieza la mejor época... muchas felicidades

Jesús Alonso dijo...

Dicen que a los cuarenta uno es responsable de su cara. El tiempo y tú habéis hecho un buen trabajo. Felicidades.

paz dijo...

Muchas felicidades Ana

Bss

Viktor Gómez dijo...

Bienvenida a los cuarenta. Verás que es una edad muy buena. Menos convulsa, más sabia y con mucha fuerza. Seguiremos haciendo locuras, pero con menor frecuencia, saboreandolas si cabe más. Tendremos ya muchas cosas y amigos con los que repasar nuestra intrahistoria y revivir buenos momentos. Es la edad de los grandes proyectos y de las pequeñas gestas. Y como un árbol en plenitud y a la sazón, empezamos a dar buena sombra a los peregrinos y descanso a los vastagos. Pero oiras aún pájaros en las copas y saborearemos la fruta a la sazón con inenarrable gozo y atrevimiento.

Buen día compa.


Víktor

DIONI dijo...

aunque el sol ya este cayendo te deseo lo mejor en tu cumpleaños, que lo disfrutes y que sea un numero magico para ti.

Manual de Antrología dijo...

felicidades y gracias por tus alambradas (más bien por los alicates con los que nos descubres la amplitud del corazón)

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Pues muchas felicidades, ana, ya sabes, a más años, más vida bajo los pies cansados, más kilómetros dibujados bajo la palma de los pies, más trazos en la piel, unas líneas recién descubiertas en una piel que recubre los huesos antiguos de unas manos...los años son un regalo- y la vida una región esplendorosa de emociones perdidas nunca recuperadas, o de emociones perdidas sustituidas por otras nuevas, o sencillamente de emociones... Y mientras, ajena a todo, la tierra, ahí abajo, oscureciéndose... Y mientras nosotros, preocupados por el avance de los años y por una sensación costera de pérdida. Pero yo creo, como muchos, que
los años, precisamente los años son los que dan ese aire seductor a nuestra envoltura, aunque también se lo vayan dando a nuestras espalda doblándolas.

Laura Giordani dijo...

Feliz cumple poeta! Te aseguro que estás inaugurando una década hermosa... te lo dice alguien que ya está "del otro lado". Como te comentaba arriba Víktor, más serena, más sabia, donde la conciencia de la fugacidad del tiempo nos hace valorar nás cada instante, paladearlo, vivirlo con mucha intensidad y a la vez aplomo.
Brindo por tí con un vinito virtual.
Un abrazo grande,
Laura.

Fernando S. dijo...

Llego tarde pero espero que tu jarrón tenga flores..felicidades...un beso.