El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

miércoles, septiembre 12, 2007

Poema para el nuevo curso



Ahora que han empezado los madrugones, el sueño, el cansancio, las tardes de deberes, los lunes y los miércoles, quiero colgar este poema que le dedico a mi niña.


El autobús que nos lleva al metro
pasa en su trayecto por un parque.
A cada lado de la carretera
nos escolta una fila de árboles
que cada día asisten a la misma escena:
mi hija desayunando sus galletas
yo viendo con la misma tristeza
cómo mi hija desayuna
en un autobús.

Giro la cabeza y ahí están,
los árboles.
Tristes y dignos
como profesores prejubilados
que han de guardarse para sí todo lo que saben.
No conozco sus nombres,
ni los de los viajeros
con los que coincido cada día.
Sólo sé lo que los árboles
con su tronco negro por el humo
me susurran:
nuestro sitio no es este.

7 comentarios:

paula dijo...

Hermosa foto, bellísima tu hija, hermoso poema: bella mezcla de amor, una profunda ternura y cierto desasociego. Es siempre un gustazo detenerme en tu blog, leer tus poemas y descubrir nuevos autores que me resultan muy interesantes.
Te mando un fuerte abrazo!

Jesús Alonso dijo...

Se me ha puesto un nudo en el estómago, de ternura. Probablemte
tu hija recordará esos momentos no con alegría, pero sí con cariño. Además, para eso tiene este poema.

M dijo...

Tiene mucha suerte, por supuesto.

Enrique Ortiz dijo...

Maravillosa la foto, y excelente el poema, Ana. Me gusta el ritmo y ese tono, ummmm. Un beso (y enhorabuena por tantísimos poemas excelentes)

Miriam G. dijo...

Guapas, guapas las dos. El poema en tu línea: soberbio.

Un beso, Miriam G.

Carmen dijo...

Es maravilloso este poema, y eso que reconozco que se me hace dificil leerlos en castellano, pero éste sí que lo entendí. :))
Saluditos para tí y para Gara.
Un beso fuertote!

César R. Lino A. dijo...

Me tope con tu Blog y de verdad me parece interesante. Por ahora no tengo mucho tiempo para leerlo con calma, pero de hecho regresare para hacerlo. Hasta Luego. Chauuuuuu