El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

domingo, junio 03, 2007

Poema: Esto que nos pasa

Esto que nos está pasando
nos pasa por no saber
cómo se enciende una hoguera;
por no llamar
a cada árbol
por su nombre;
por no haber visto
parir a un animal
o por no haber amortajado
a un muerto.

Esto que nos pasa
se llama degeneración;
es una enfermedad
lenta
pero irreversible.
Se contrae viviendo
vidas vicarias.

11 comentarios:

SONIA dijo...

Un poema exacto Ana, en el que expresas el error de vivir a través de otros porque lo que nos hace poderosos frente a la vida es aguantar sus caprichos, sus vaivenes. La carne ha de ser magullada por el viento, "asada" por el sol, lo contado no sirve si se pretende vivir y aunque yo siempre utilizo la literatura para vivir la vidas que me niega el Destino, soy consciente de que son escasísimos los autores que son capaces con sus palabras de regalarme una vida.

Un abrazo.

Sonia.

kebrantaversos dijo...

Me arrodillo ante tu poema, ANA, guapísima. En breve recibirás el CREATURA ESPECIAL BIZARRO y este jueves viene PANERO a MADRID, a la FNAC, a ver si puedes acercarte, un abrazo, yo si puedo voy

Miriam G. dijo...

Me parece un poema magnífico Ana. Y quizás mi opinión no cuente mucho, no soy una experta, no tengo ni idea. Pero tus poemas llegan a todos, a los que son más y a los que somo menos.

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Mil gracias, Sonia y Andrés. Me alegra mucho que os guste.
!Miriam! Tu opinión cuenta como la que más. !Pues faltaría más, guapa! Lo de ser más y lo de ser menos no es algo que me yo me plantee, vamos.... Un beso, reina.

Miriam G. dijo...

Me refería a mas o menos artista, o más o menos dotado para el arte, o más o menos dotado para reconocer el arte.

Ana ¿has visto las canciones que puse el viernes? el post lo escribí pensando en ti: http://www.manzanasazules.com/blogm/?p=197

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Bueno, incluso así, Miriam, esas categorías son bastante relativas. Mira, para mí el mejor ejemplo de esa relatividad es -otra vez- mi madre: nunca acabó ni el graduado escolar, no era una persona culta en cuanto a suma de conocimientos, sin embargo era capaz de llorar delante de un cuadro que le gustara. Y también cuando veía un animal despachurrado en la cuneta.
Ah, y qué ilusión me ha hecho lo de las canciones! Me da gusto pensar que el viernes, mientras yo estaba con mis preocupaciones varias, alguien, tú, te estabas acordando de mí para algo bonito. Un beso, cielo

Miriam G. dijo...

Ana entiendo perfectamente lo que quieres decirme. Pero yo soy Ingeniera Industrial y en mis seis años de universidad solo recibí formación científica, la última vez que alguien se preocupó por mis conocimientos literarios fue en segundo de BUP, así tendrás que reconocer que tengo menos herramientas para juzgar un poema, puede enternecerme, sin duda los tuyos lo consiguen siempre, pueden parecerme más o menos bellos, pero no puedo por ejemplo hablar sobre su técnica, ja, ja, ja bueno por poder hablar puedo, no debo. Quizá no necesite más.

Menos mal que encontré la canción de tus benditas nubes ja, ja, ja…

Un beso, Miriam G.

Miriam G. dijo...

Releyendo creo que si esta mañana hubiese escrito más expertos y menos expertos, que es lo que quería decir, no hubiese líado este follón.

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Sí, yo también te entiendo. Aunque el comentar un texto también depende de tu inspiración... recuerdo -yo que más tarde estudiaría filología- que un día en COU el profesor de literatura me pidió que comentara un poema en voz alta y a mitad del comentario me rogó que dejara de dejar tonterías sobre ese poema, que había sido fundamental para él....
Mira, con este follón hemos estado entretenidas. Besos

Ernesto dijo...

Un placer leerte Ana. Te dejo un saludo por aquí.

Yvette dijo...

yo suspiro.....