El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, mayo 11, 2007

Agradecimiento, poema de Wislawa Szymborska

AGRADECIMIENTO

Debo mucho
a quienes no amo.

El alivio con que acepto
que son más queridos por otro.

La alegría de no ser yo
el lobo de sus ovejas.

Estoy en paz con ellos
y en libertad con ellos,
y eso el amor ni puede darlo
ni sabe tomarlo.

No los espero
en un ir y venir de la ventana a la puerta.
Paciente
casi como un reloj de sol
entiendo
lo que el amor no entiende;
perdono
lo que el amor jamás perdonaría.

Desde el encuentro hasta la carta
no pasa una eternidad,
sino simplemente unos días o semanas.

Los viajes con ellos siempre son un éxito,
los conciertos son escuchados,
las catedrales visitadas,
los paisajes nítidos.

Y cuando nos separan
lejanos países
son países
bien conocidos en los mapas.

Es gracias a ellos
que yo vivo en tres dimensiones,
en un espacio no-lírico y no-retórico,
con un horizonte real por lo móvil.

Ni siquiera imaginan
cuánto hay en sus manos vacías.

"No les debo nada",
diría el amor
sobre este tema abierto.

De "El gran número" 1976 Versión de Abel A. Murcia


(Este poema tiene sobre mí efectos balsámicos)

8 comentarios:

SONIA dijo...

Ana tanto con tus poemas como con los ajenos, siempre me das en el palo del gusto, como dicen los gaditanos. Wilslawa es una de mis favoritas, me parece "deliciosa" su acogedora manera de recibir el dolor.

Un abrazo.

Sonia.

P.D. He comenzado a leer tu libro de relatos "En días idénticos a nubes", ya te contaré...

carlota dijo...

Para mí también ha sido un bálsamo. Gracias.

Nicolasillo, monje Zen dijo...

Me ha gustado... mucho. Gracias por descubrirme poesía, y abrazos [que hacía tiempo que no pasaba por aquí].

Dia :) dijo...

También a mi me ha producido efectos balsámicos. Precioso, me ha encantado. ☺

Fernando dijo...

tener palabras que te reconforten y te dejen tranquilo...es un buen método contra la vida irritada que nos hacen vivir..un beso Ana...sigue con tu jarrón de flores..estamos en mayo!

Jesús Alonso dijo...

La serenidad y la objetividad del no amor. La verdad es que hay un tipo de amor embelesante que si no fuera efímero sería insoportable y nos inhabilitaría para la vida, como muy bien dice Wilslawa.

juan francisco dijo...

Ana, gracias por deleitarnos en Illescas con tu arte, que es mucho. Seguiré tu blog con atención y enhorabuena, por que escribir como lo haces tu hace que sintamos envidia sana los que lo intentamos.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Gracias a todos, me encanta que os guste este poema.
Y gracias, Juan Francisco, me alegro de que lo disfrutaras. Yo me lo pasé como una niña!