El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, marzo 06, 2007

Poemas de Leonard Cohen

5.
Todos los hombres te encantan.

Si alguna vez lees esto
piensa en el hombre que lo ha escrito,

él odiaba al mundo en tu nombre.

16.
Ya no estoy en mi mejor momento para practicar
el oficio de los versos.
Se me da mucho mejor
estar en el cuarto ropero con Sara.
Pero incluso en este mundo alternativo
tampoco estoy ya en mi mejor momento.
Necesito
la compasión de mi propia atención.
Quién podría haber adivinado
que el corazón envejece
del contacto con otros.

49.
Un día de estos
serás el blanco
del desprecio de los esclavos.
Entonces no hablarás con tanta tranquilidad
sobre tu libertad y tu amor.
Entonces te aguantarás las ganas
de ofrecernos tus respuestas.
Tú tienes muchas cosas en la cabeza.
Nosotros sólo pensamos en la venganza.

68.
Dejé que tu mente entrara en mí
por culpa de la soledad.
Fui un hogar para tu visión.
Pero no podría serlo dos veces.
No pises tu sombra,
no pises mi escoba.
Yo mantendré tu sombra limpia.

95.
El amor es un fuego.
Arde por todas partes.
Desfigura a todo el mundo.
Es la excusa que el mundo pone
por ser tan feo.

102.
Ya no me queda talento.
Ya no puedo escribir más poemas.
Ya podéis llamarme Len o Lennie,
como siempre habéis querido hacer.
Supongo que debería dejarlo,
pero los viejos hábitos persisten
y las mujeres no hacen más que empujarme a ello.
Antes de que me acuséis de que os aburro
(para vuestro definitivo triunfo y alivio)
acordaos de que ni vosotros ni yo
podemos hacer ya el amor,
y una vez más habéis disfrutado
de la compañía de mi alma.

114.
Cada vez que mi mujer tiene un hijo
se vuelve loca;
ve el mundo con lucidez
y se vuelve loca.
La tenemos que internar
para poder volver a la guerra.
Hombres y mujeres mueren
precisamente delante del niño.

(Del libro La energía de los esclavos, publicado en Visor)

3 comentarios:

Alfman dijo...

Bienvenida.

A volver con el Sr.Cohen del brazo le llamo yo una gran entrada.
Si señora, todo un lujo.

No obstante, tengo que dejar de leerlo tras el quinto o sexto verso,
¿Que porqué?
Como le decía Neruda a Lorca
(en Confieso que he vivido)
[...] "¡Deja de leer Federico, que me influencias!" [...]
:)
Un saludo.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Gracias, Alfman.
Pues fíjate que yo nunca he sido muy de Cohen, quiero decir, que me ha gustado y lo he admirado en la distancia, alguna canción por aquí, otra por allá... Pero me he quedado perpleja con los poemas. Tengo que confesar que alguno me resultaba demasiado críptico para mi gusto y entendederas, pero otros, los que he colgado y algunos más, eran como fogonazos, como pedradas en el alma. Qué bruto, el tío, certero como un disparo. Tengo la impresión de que cuando escribió esto estaba bien herido y jodido. Quizás por eso me han gustado tanto.
Un abrazo para ti.

Miriam dijo...

Si yo también creo que estab así. Un abrazo fuerte Ana.