El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, febrero 22, 2007

Flores

Mi hermana me ha traído flores.

Las miro desde el sofá,
como un trozo de paisaje a través de un ventanuco.
Mi gata se acerca a olisquearlas
y las flores se convierten en su conciencia.
Le dicen que es salvaje como ellas,
y que como ellas se domestica,
para prestarle su belleza salvaje a mi casa.

Adoro las flores,
pero casi nunca las compro.
Me resulta difícil concederme lujos.
Por eso quizás me gustan tanto los regalos.

Que los demás malcríen
lo que hay en mí de niña
en la mañana de Reyes.
Que me alivien la culpa
de saber que siempre hay alguien
más pobre
alguien que vive todo el año
en la República de la pobreza.

3 comentarios:

Luis Sevilla dijo...

Entonces habría finalizado diciendo: "Entonces amadme, besadme, que sois como lluvia caída de improviso en el desierto". Es una interpretació, claro...
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola, Ana, soy Pepo Paz, editor de "El puente que cruza la luna", de Tess Gallagher ¿puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro e-mail: bartleby@arrakis.es?

Gracias,

Pepo

Alfman dijo...

Regalada la vida,
y de la vida,
tantos regalos,
entre otros,
tu poesia.