El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, enero 29, 2007

El diablo

(Para David González, poeta)

Cuando era pequeña
en la hora del recreo
iba hacia el arenero
y me ponía a escarbar
mis manos dos zarpas
cavando el hoyo
para llegar hasta el diablo

el pelo pegado a la cara
por el sudor
escarbaba y escarbaba
durante media hora
cada día
de vez en cuando alguien se acercaba
me echaba una mano
y luego se iba
todos se acababan cansando
menos yo

no sé lo que esperaba
tenía miedo
pero el miedo me hacía escarbar
más y más deprisa
adelantando el momento del encuentro
el momento en que el diablo
agarrara mi muñeca
y me dijera a la cara
de una vez por todas
si iba o no iba a llevarme

4 comentarios:

Miriam G. dijo...

Me ha gustado mucho Ana. Yo no era tan valiente.

Un beso, Miriam G.

Marcus Versus dijo...

a mi me encanta lo q escribes y como lo escribes.

mua

Ana Pérez Cañamares dijo...

Era una actitud contrafóbica, Miriam. De tanto miedo tiraba p´alante.
Marcus, gracias, requetemua!

David González dijo...

Gracias por dedicarme este poema, Ana. Me gusta un montón. Abrazo fuerte, Ana, y solidario.