El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

miércoles, enero 04, 2012

Un poema de José Manuel Luna

Mientras estás tocando en la calle, suceden cosas...
Pasa gente, mucha gente, bolsas en la mano y nervios,
prisas, que se acaban las ofertas!!!
Mietras le pongo la banda sonora
a las historias cruzadas de un calle de Madrid,
bajan al fondo un grupos de unos veinte negros:
Costa de Marfil, Togo, Liberia, Nigeria,
Camerún, Gabón, Botswana, Burkina Faso,
Uganda, Ruanda, Burundi, yo qué sé...
Caminan en silencio y cargados con bolsas,
son la versión tercermundista de Papá Noel.
Vigilan la zona y, tras comprobar la ausencia de policía,
extienden en el suelo toda su mercancía:
bolsos Buiton, colonia Chanel, relojes Rodex o Godex,
películas, discos de moda...
Se improvisa un mercadillo, la gente compra los sucedaneos,
ya los envuelven en cas para regalo.
Una señal, una mirada, y las compras se quedan a medias,
se recogen las mantas de un tirón y todos a corren en la misma dirección,
a los pocos segundos aparece la policía en moto, a pie, en coche...
El juego es divertido mientras no te pillen en la huida,
a uno de los "delincuentes" se le cae su mercancía,
se desparrama en el suelo la última de Shrek, El gato con botas
o cualquier otra morralla navideña,
la gente se arremolina y coge lo que puede,
son los restos del naufragio, pero al menos el chico hoy pudo escapar.
La policía observa cómo la gente ya tiene el regalo para su primo
o para el amigo invisible del curro...

Lo que no sabe la policía es que mientras ellos defienden
los intereses de Ramoncín ("el rey del pollo frito")
o de Teddy Bautista (de "Los Canarios"),
o de Víctor Manuel y Ana Belén, Caco Senante
o de cualquier otro buitre carroñero...
ese chaval del África subsahariana, que atravesó desiertos,
que cruzó un mar arriesgando su vida,
ese chaval que huyó del hambre y la guerra,
no tendrá nada que enviar a su familia
para llenar los estómagos.

JOSÉ MANUEL LUNA
(Leído ayer en la Jam Session de Los Diablos Azules. Gracias.)