El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, enero 23, 2012

Tenía veinte años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado ( y LXVII)

67.

Dios se sabe seguro
porque los únicos seres inmortales
están encerrados
tras las rejas de la caligrafía.

ANA PÉREZ CAÑAMARES - A LOS 20 AÑOS

(Gracias a los que habéis seguido esta serie de los veinte años que aquí termina.)