El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

miércoles, enero 18, 2012

tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (LXVI)

66.

Demos gracias a Dios
por haber concebido
las sumas y las restas,
que no nos traicionan jamás.
Demos gracias a Dios
porque ellas nos liberan
de la gloria de los muertos.
Nos hacer ser felices como ovejas
al sentir la presión del pulso sin terceros.

ANA PÉREZ CAÑAMARES -A LOS 20 AÑOS