El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, enero 13, 2012

Tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (LXIV)

64.

En cierto instante aprendido
herencia del hierro y la umbría
tu cuerpo se abrirá
para el baile del sudor y los pájaros muertos.

Y todo se disfrazará de principio y línea
una ajustada letanía de causas.

Yo seré la sala necesaria
la tremenda nada que hay detrás de mis muros
seré el sagrado espacio en blanco
que salga de tus entrañas enardecidas.

Cuando descanses
será el momento en que yo acaricie
los muertos que dejaste a tus espaldas.

ANA PÉREZ CAÑAMARES - A LOS 20 AÑOS