El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, diciembre 20, 2011

Tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (LXII)

62.

El cielo está hoy alto
tan alto
Las posibilidades son mínimas
las posibilidades
de ser ese reloj insomne
que desde siempre vigila el crecimiento de las ramas.
La rueda (y los cuchillos)
son los mecanismos perfectos
los auténticos dioses.
Uno sólo ha de abandonarse
y ellos crean
arrastrando los cuerpos en su curso.

ANA PÉREZ CAÑAMARES - A LOS 20 AÑOS

1 comentario:

El Joven llamado Cuervo dijo...

La rueda del decurso, el cuchillo que cercena, hasta el tiempo del reloj. Maravilloso. Un abrazo.