El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

miércoles, abril 13, 2011

El contrato, con una imagen de Patricia Peláez

EL CONTRATO

A todo me he entregado
como si fuera a durar.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad
firmé un contrato
escrito sobre la piel.

Para decir adiós
he tenido que arrancarme
las cláusulas
a tiras.
Así ha sido
una y otra vez.
Con cada persona
cada casa
cada ciudad.

La letra pequeña
se esconde ya
entre cicatrices.


Ana Pérez Cañamares

(Me escribe Patricia Peláez, a la que no tengo el gusto de conocer, y me pregunta si me importa que en su fotolog cuelgue mi poema El contrato junto a una fotografía que ha tomado inspirada por el poema. Y yo le pido por favor la imagen para colgarla aquí, acompañada por mi poema. Así que aquí estamos, las dos, Patricia y yo, enseñando las piernas y las cicatrices. Gracias).

10 comentarios:

mis-herías dijo...

me encanta este poema!

Patricia dijo...

Muchas gracias a ti, Ana.
:)


Patricia.

Alejandro Lérida dijo...

Realmente bueno. No me hubiera importado, en absoluto, haberlo escrito yo.

¿Quién no tiene un amor entre sus cicatrices?

Un abrazo.

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Qué buena colaboración. Y qué buen poema y encantadora fotografía.

(Si es que nos vas provocando con tus poemas para que hagamos imágenes)

Leonardo B. dijo...

[Da poesia não acredito que alguma vez seja oficio sereno…

Rendido!]

um abraço, Ana

Leonardo B.

Juan María Jiménez López dijo...

Poemas así hacen, más que evidente, que la sencillez es la más difícil de las consecuciones posibles, cuando, como en este caso, se diche mucho y bien. Me gusta. Directo. Gráfico. Asequible (sin barroquismos innecesarios). Enhorabuena.

Juan María Jiménez López dijo...

Poemas como este ponen de manifiesto, afortunadamente, que la sencillez es la más compleja de las consecuciones cuando el poema está cargado de contenido. Me gusta su estilo, su forma de narrar, es directo y huye de los barroquismos innecesarios. Enhorabuena.

Meme Vergara dijo...

El poema me parece maravilloso, y acompañado por esa imagen, aun mas.

kynikos dijo...

muy hermoso;
los tatuajes duelen antes de decidirte, durante la aguja, mientras duran, al quemarlos, cuando cicatrizan, desde que ya no ves su rastro.

Espesura Claridad dijo...

Muy bueno,
y porque alguna vez, tambien he tenido que "arrancarme las claúsulas a tiras"...para decir adiós.
Abrazos