El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, marzo 10, 2011

Nos dejamos seducir, un poema de Carmen Ruiz Fleta


Nos dejamos seducir por el orgullo.
Somos seres atormentados
que nos dejamos seducir por el orgullo
de la distancia y las palabras mordidas al tiempo;
que nos saciamos demasiado pronto de cuerpos vacíos,
que nos vacían a la par que los años.
Las mujeres queremos acunar el tiempo
a nuestro ritmo y alimentarlo en la proporción exacta
de sueños y razones.
Las mujeres morimos
asfixiadas por los dedos de palabras
que nunca dijimos,
por miedo
o por orgullo.
A las mujeres nos asoma el deseo a los ojos
y nos suicidamos constantemente.
Nos matamos solas,
o nos matan a golpes.
No nos cuesta amar lo que duele,
y si duele seguimos amando.
Somos guardianas de paraísos propios y secretos,
de lágrimas que nos corren el rímel
y nos hacen feas a la vista de los hombres.
Por eso muchas veces las mujeres
preferimos lucir bellas
y pudrirnos por dentro.


CARMEN RUIZ FLETA

2 comentarios:

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

Terrible. no podemos seguir "siendo" así.

emmagunst dijo...

Muy bueno!!! Algún parecido con la realidad es pura coincidencia... =)