El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, febrero 14, 2011

Tenía 20 años, me miraba el ombligo y escribía un poema, sin pensar que podía haber alguien al otro lado (XXII)


(Fotograma de la película El cielo sobre Berlín, de Win Wenders. En ella se recita un poema
cuyo primer verso copié para este poema, el cual fue escrito en la época en que se estrenó la película.
El poema es de Peter Handke, y mañana lo colgaré aquí.)
22.




Cuando el niño era niño
el día era la luz y la noche;
él era un dios y sin embargo
no estaba solo.
Cuando el niño era niño
las palabras jugaban desnudas sin malicia
y él las perseguía con minúsculas redes.
Cálidas manos caían desde arriba
y su tacto era la inequívoca vereda.
El futuro era la noche, y más allá el día,
y la siguiente noche era ya impensable.
Los nombres no eran azar,
los colores seguían una lógica implacable,
y la magia de las cosas
una música interior.
Cuando el niño era niño
nadie veía nada detrás de él.
En sus silencios cabía el mundo sin fronteras,
en sus preguntas todo se detenía
y todo volvía a empezar.

ANA PÉREZ CAÑAMARES-A LOS 20 AÑOS

1 comentario:

Leonardo B. dijo...

[na palavra não existem fronteiras, nem traçadas nem imaginárias; na palavra, tempo e espaço acontece]

um abraço,

Leonardo B.