El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, diciembre 13, 2010

Lluvia, un poema de Raymond Carver

(Una obra de Aron Wisenfeld)



LLUVIA

Me desperté esta mañana con
unas ganas tremendas de quedarme todo el día en la cama
leyendo. Luché contra ello durante un rato.

Me asomé entonces a la ventana y estaba lloviendo.
Y me rendí. Me dediqué por entero
al cuidado de esta mañana lluviosa.

¿Viviría mi vida otra vez?
¿Con los mismos errores imperdonables?
Sí, a la mínima posibilidad que tuviera. Sí.

RAYMOND CARVER, Todos nosotros, Bartleby Editores, Madrid, 2006

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Incluso sin lluvia se vive esa inapetencia.
Me ha gustado el poema.

emmagunst dijo...

también yo, volvería a cometer estos errores imperdonables...!

Biel dijo...

Gran Poema. Ana muchas Gracias por compartir tu blog y tener el Alma disponible para lo desconocido

Una Ola Naranja

Biel dijo...

Gran Poema de Carver! Ana Y Muchas Grácias por tener el Alma disponible a lo desconocido

Una Ola Naranja

patri dijo...

ESCUCHA LA LLUVIA


Suena el despertador
Y te levantas perezoso

Escucha bien
Parece que llueve
¿Oyes?

Descorre la cortina
Sube la persiana

Ves
Es verdad
Está lloviendo

Quédate ahí
Un buen rato
Mirando por la ventana
A través de los cristales
Disfrutando de la cadencia de la lluvia
Como ese poema de Carver
Y ese otro de David González

Ahora
Vuelve a la cama
Pégate al cuerpo de tu joven mujer
Abrázala
Aspira su calidez
Relájate

Hoy no tienes que trabajar
No se pueden coger aceitunas cuando llueve

Eso es
Sigue así
Escucha la lluvia
Visualiza

Visualiza
Olvida que estás en la sala de espera de un hospital
Que llevas más de una hora esperando ver asomar a tu mujer
Por la misma puerta
Por la que desapareció

patri dijo...

Escucha la lluvia



Suena el despertador
Y te levantas perezoso

Escucha bien
Parece que llueve
¿Oyes?

Descorre la cortina
Sube la persiana

Ves
Es verdad
Está lloviendo

Quédate ahí
Un buen rato
Mirando por la ventana
A través de los cristales
Disfrutando de la cadencia de la lluvia
Como ese poema de Carver
Y ese otro de David González

Ahora
Vuelve a la cama
Pégate al cuerpo de tu joven mujer
Abrázala
Aspira su calidez
Relájate

Hoy no tienes que trabajar
No se pueden coger aceitunas cuando llueve

Eso es
Sigue así
Escucha la lluvia
Visualiza

Olvida que estás en la sala de espera de un hospital
Que llevas más de una hora
Esperando ver asomar a tu mujer
Por la misma puerta
Por la que desapareció

Visualiza

patri dijo...

Gracias, Ana