El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, marzo 22, 2010

La bondad es misteriosa, un texto de Cristina Morano

Dijo Manuel Vilas, hace unos días: “Pero Gary Cooper es como un espectáculo de bondad misteriosa.” Se refería a la película “Solo ante el peligro” y es cierto que Gary Cooper tiene una mirada muy singular: se supone que su personaje es el bueno de la peli, pero su rostro denota misterio todo el rato. Un Misterio muy grande.

Creo que esto sucede porque Gary Cooper y el director del film entendieron, como entiende muy poca gente, que realmente la bondad no es explicable. El ser humano tiene verdaderamente pocas razones (o ninguna) para hacer el bien. Una de las principales líneas de la investigación científica sobre el cerebro responde a este misterio: por qué, en un momento determinado, un individuo inserto en un grupo, rechaza su propio beneficio a favor de otros. En el caso de padres/madres e hijos la razón puede ser la herencia genética pero en otros, por ejemplo en los casos de bomberos que dan su vida para rescates en incendios (con lo cual sus genes desaparecen) ¿cómo se explican?

Me he acordado del comentario de Vilas porque hoy, David González ha cambiado la foto de cabecera de su blog (hay que ser invitado para entrar, pero si investigáis en Google y buscáis su antiguo blog ya cerrado, “Perdóname, pero te amo”, podréis solicitarlo). Bueno, pues David ha puesto una foto de cuando era niño. Me ha llamado la atención, porque su mirada infantil tiene inocencia, pero es demasiado abierta, confiada, paciente,… se le podrían aplicar multitud de virtudes, pero no la de la bondad.

Y sin embargo, lo curioso de este caso, y os invito a repasar las fotos de David González adulto, (o si le conocéis, vuestra memoria), lo curioso es que el rostro de David adulto tiene bondad, esa bondad misteriosa de Gary Cooper. Sus ojos (y sus poemas) tienen ese cansancio que la gente cursi asocia a la tristeza y que responde más bien a una “callada desesperación” (ver 1), una rabia ante la vida: el convencimiento de que no hay ninguna razón en este mundo para portarnos bien y ser buenos… Y sin embargo, apretar los dientes, callar, portarse bien y ser buenos.

David González, que no es ningún “simple” y que en su época estuvo en el maco, como él dice, "por delincuente, no fui un preso político”; literariamente refleja esa mirada de “bondad misteriosa”: escribe una poesía compleja, cuyo fin último es la construcción de un mundo donde SÍ sea posible el Bien, (ver 2).
Más que a la impertinencia o a la chulería, incluso más que a la no-ficción, los poemas de David se mueven en ese plano del discernimiento del bien y del mal: en sus textos, por decirlo “a lo grande”, los malos del mundo, (los tiranos, los maltratadores, los funcionarios petulantes, los policías abusadores, los vecinos imbéciles, las viejas retrógradas) sufren una “puesta al descubierto”, mientras se revaloriza al débil o al socialmente postergado, quien a su vez no está exento de autocrítica. (ver 3)

Sí, la cara de quien hace el bien es misteriosa: no sabe porqué no roba un banco, o no se emborracha en el trabajo, o no baldea a los beatos del PP, no sabe porqué paga la luz, acepta las facturas dobles del agua, no le grita a su pareja que está tonteando por el bar…

O quizás es así porque, un día ya lejano tuvo ese encuentro consigo mismo que Céline llamó el fin de la noche y del cual solo se sale con esa mirada… la mirada de quien ha dejado en prenda su propio ser destruido... (ver 4)

Perdonadme que al final me haya puesto un poco épica y melodramática, pero es que ¡me da la gana!

1. “Las masas viven una vida de callada desesperación. Lo que se llama resignación es desesperación confirmada." Henry David Thoreau
2. Cuando su abuela va verle a la cárcel, él describe ese épico momento en que el policía se ve reflejado/enfrentado a la moneda de Franco, (entonces –internamente– todos aplaudimos como cuando en el cine Gary Cooper mata al último de los pistoleros).
3. Si os gusta esta visión que os he propuesto del mundo de David, debéis leer a José Daniel Espejo, incluido en la antología Hankover y para mí, un verdadero “faro” moral poético.
4. Me dijo mi psicoanalista: muy bien Cristina, ya has descubierto que estás sola, ahora te invito a que salgas y descubras la soledad de los otros.

Cristina Morano

(Gracias a Cristina por este precioso texto que publicó en su blog La Morano.)

2 comentarios:

Demonio del Bien dijo...

La bondad es misteriosa -sólo- para la maldad. Para los bondadosos, no hay en ella ningún misterio. ¿Gary Cooper? Un actor: es decir, películas, películas...

El Demonio del Bien.

©Torneo de Caballeros (Moderador) dijo...

Hola, te queremos invitar a un torneo muy peculiar:

http://loscaballerosdeladamadecristal2.blogspot.com

Nos gustaría contar con tu participación.
También el que lo desee puede participar. Es libre para todos.

Saludos cordiales,

Veni Vidi Vici!!