El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, febrero 08, 2010

Casa de Misericordia, un poema de Joan Margarit

Casa de Misericordia

El padre fusilado.
O, como dice el juez, ejecutado.
La madre, ahora, la miseria, el hambre,
la instancia que le escribe alguien a máquina:
Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos
en esta Casa de Misericordia.

El frío del mañana está en la instancia.
Hospicios y orfanatos fueron duros,
pero más dura era la intemperie.
La verdadera caridad da miedo.
Igual que la poesía: un buen poema,
por más bello que sea, será cruel.
No hay nada más. La poesía es hoy
la última casa de misericordia.

JOAN MARGARIT

De su poemario Casa de Misericordia, Visor, 2007

1 comentario:

Voltios dijo...

ciertamente la afirmación que habla sobre la poesía, o más bien, la define, al final, es muy buena.