El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, noviembre 28, 2008

El padre (IV): un poema de David González

EL ROMPEOLAS

mi padre
se levanta temprano cada mañana
para ir a nadar
para ir a nadar
a la piscina municipal en invierno
y a la del mar cantábrico en verano

él se cree que así
me comenta mi madre, escéptica
no se va a morir nunca

desde la ventana del estudio
donde me encierro a escribir
desde por la mañana temprano
y durante las cuatro estaciones
puedo ver la playa de mi padre
la arena que está pisando
y si tuviese a mano unos prismáticosç
y forzara un poco la vista
podría, incluso, verle a él

hace tiempo, años, que no le veo
ni hablo con él
ni siquiera por teléfono

pero cuando luego
retiro mi frente del cristal
y acerco la silla
apoyo los codos sobre la mesa
y empiezo a escribir
lo hago con la confianza
y seguridad
del que se sabe
con las espaldas protegidas:

su padre está ahí afuera,
nadando
y no se va a morir nunca.

DAVID GONZÁLEZ

2 comentarios:

Ciertamente dijo...

Muy bien David por ofrecernos un poema así, tan longevo y cercano como sencillo.
Gracias, ánimo.

CLAUDIO dijo...

lo directo es irreductible, muy bueno