El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

lunes, octubre 06, 2008

Parque de destrucciones, un poema de Rodrigo Galarza

PARQUE DE DESTRUCCIONES

soy el que hundió su pulso en la niebla
el de la vocación por los derrumbes
el de los cielos verticales en suburbios insumisos
soy el de la diaria antropofagia
antes que el domingo anestésico de misas complacientes
soy aquel lejano en mí
estigma absurdo mi nombre
atrapado en un patio con olor a mangos y a tartas de mi madre
la reina encantada de las fuerzas sangrantes
en el principio era el allá...
donde mi nombre resplandecía
como el de un ángel herido siempre
por una luz de naranjales
que descolgaban soles
y llenaban de dulzor el aire
cantando lo incantable

el "acá" es ahora un arrebato del "allá"
un traje harapiento que me viste en medio de la nada
en medio de todo, en medio de paisajes
que ya no caben en mí, que se tornan pura tristeza
puro engaño de ausencia,
garúa que se mete en las carnes
y compás a compás arranca
mi respiración de mangos y tartas de mi madre

pero hay más, mucho más: estoy vivo y digo:
aquí estoy y esta ciudad se llama Madrid
y este dolor tiene nombre y este dolor devora la ciudad
que me mira con indulgencia y ojos de amante a plazos,
de mujer que se resiste a la caricia,
estoy vivo y mi dolor me alumbra y me sacude
y mi llanto colapsa los sumideros y me avergüenza los orfanatos
y pago la renta con el hambre de mis bolsillos
con el hambre que no se dice: se viaja y hace:
yo el pasajero de mi estómago tambor vivo en mí hacia mí
y mi llanto me lava y lo que se va me alimenta y lo que viene me lastima hermosamente
pero hay más, mucho más: no olvido mi nombre
y esta ciudad lo sabe y me llueve
y cuando le ruego que clave sus colmillos en mi blanco cuello
de garza atardecida allá en un mar de fragancias

oh dioses de la transparencia y de los venenos más sutiles
hay mucho más que este dolor, hay mucho más que un hombre, hay un guerrero a destiempo que hace tiempo y la paciencia de esta ciudad que se llama Madrid

y la desesperación de buscar caminos y de navegar ríos que se mueren de pronto sin llegar al mar, sin decirte adiós y cantarte el crepúsculo; se mueren en silencio en medio de una bruma oñada

se mueren por clavarse un estandarte de rocío fabricando en polígonos industriales o en las factorías de los gobiernos

RODRIGO GALARZA

(De Bukowski Club Jam Session de poesía 06-08, Ediciones Escalera, 2008)

2 comentarios:

Fantômas dijo...

Pasate que tengo un regalito para vos!

Soy del Montón

Un abrazo.

Fabricio Estrada dijo...

Hola, me gusta este poema, buena entrada, te invito a que pasés por mi blog:
http://fabricioestrada.blogspot.com

Desde Honduras, este saludo.