El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, abril 03, 2008

Confesión, otro poema de Cintio Vitier


Aunque no sé historia, o muy poca, yo soy
el autor de esas páginas.

Todo me ha ocurrido a mí desde el principio.

Yo soy el protagonista,
la víctima, el culpable y el verdugo.

Soy el que mira y el que actúa.
Las edades en mí han descansado.
Los días han sido mi alimento.
Las ideas, mis alas,
mis puñales.

Por el hueco de mis manos ha pasado
el río de las armas.

Mi canto es el silencio.

Hombre, mujer, niño, anciano,
cada gesto mío tiembla en las estrellas
atravesando el tiempo irrepetible.

Yo soy. No busquen a otro,
no torturen a otro,
no amen a otro.

No tengo escaptoria.

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

Cintio nos toca la médula. Hay en su osamenta lírica una música de calcio y fósforo, una matemática de nervios y músculos, una mística de oxígeno y anhidrido que interpelan. Su alma es un cuerpo en movimiento hacia el otro.

Un beset,

Tu Viktor