El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

martes, febrero 19, 2008

Lo que queda, poema de Carlos Salem


Lo que queda

Me rompí los ligamentos
cruzados
del pie izquierdo
tratando de ganar
un campeonato de karate que me importaba una mierda
de no ser por la rubia
de cinturón amarillo
que al final se fue con otro
que no ganó ni nada
pero tenía moto.

Me rompí el hueso del nudillo pequeño
por no romper una puerta
y no romperle la cara a Sandra
que había dejado de quereme
y ella no lo sabía
todavía
mientras ganábamos el mundial del 86.

Me rompí los mismos ligamentos
cruzados
del pie izquierdo
(y uno más)
al saltar al pavimento
desde una camioneta
la segunda vez que volví a la Patagonia
en busca de una juventud que había perdido
y no lo sabía
todavía.

Me rompo los pulmones fumando
lo que nunca digo
me rompo el hígado lavando surcos
en la arena de la que siempre estuve hecho
me rompo en los bostezos
en las mentiras que me quiebran
en las esquinas que ya no me esperan.

Lo triste de volverse viejo
me digo algunos días
es que sólo sé que sigo vivo
cuando palpo el borde
de mis heridas.

5 comentarios:

Alfman dijo...

que tipo tan grande ¡ole ese bukowski!...

safrika señorita dijo...

está muy bien. no lo conocía. me llena de desazón eso del borde de las heridas. debe haber uan manera de curarse del todo, del todo. de que no quede cicatriz, debe haberla.

Jesús Ge dijo...

Tampoco lo conocía. Gracias Ana por ser altavoz y cable conductor de esta poética que tanto nos remueve.
Ayer leí algo de Safrika señorita también bastante fuerte.

Besos y abrazos.
Jesús Ge.

carlos salem dijo...

Gracias, Ana, como siempre, por mostrar mis cosas en esta ventana tuya. Me sigue asombrando -y no debiera- que alguien con tu talento dedique tanto espacio y tiempo a difundir a otros.

Un jodido/querido honor estar aquí
carlos slem

amoremachine dijo...

que jodío,
el gran carlos,
gran poeta,persona, personaje
y sin embargo
mi amigo.