El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, febrero 14, 2008

Forastera, un poema de María Beneyto


"No soy de aquí". No. Procedía
de lugares mineros.
De tinieblas totales encerradas y ocultas.
De la sombra apresada
que ya la hizo suya, así, predestinándola
a ser noche, a ser dura claustrofobia
que se disfraza de panal, que inventa
brazos para el contacto
y senos, piernas
y sexo acogedor.

"No soy de aquí". El último en saberlo
miró la mina en ella:
antracita rabiosa en el cabello,
ojos de acecho en donde se encrespaban
grillos enfebrecidos.
Era el muchacho que iba de la novia
-casta o así-
a sus profundidades flácidas.
(Novia inocente o algo parecido. Desde ella
a la tan ensayada entrega
de algo vacío y sórdido.)

"No soy de aquí". De aquí, ¿quién es?
Todos vinimos de úteros felices,
paraísos de nata y luz atónita.
¿En dónde estaban, al llamarnos, ellos?
¿Cuál era su país, entonces,
cuál su pequeña patria, la parcela de amor y de placer,
su desmesura
en la alegría y en el ansia...?

No es de aquí. Pero aquí está y aquí espera.
¿Qué?
Ella sabe que está aguardando algo
distinto, extraño, que no será nunca
el cotidiano santo y seña.
Algo quizás que estuvo en el principio
y va a volver
a recobrarla, a desnacerla, a darle
finalmente, parte mínima en lo suyo;
así, espera.
Cada noche. Impasible.

(Del poemario Nocturnidad y alevosía, publicado por Pre-textos, Valencia, 1993).

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

IMPRESIONANTE.

Tu Víktor