El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, octubre 04, 2007

Encuentro poético: Acercando orillas

El día 18 de octubre estaré en Sevilla junto con los poetas Manuel Moya, Ángela Ramos, Eladio Orta y Verónica García, participando en una nueva lectura de poesía organizada por Baile del Sol. Será a las 19,30 h., en la Casa del Libro de Sevilla.
Igual que hice antes de la lectura enMadrid, iré colgando entradas dedicadas a estos poetas, para que todos los que pasen por aquí, y yo también, les conozcamos mejor.

4 comentarios:

Jorge Barco dijo...

Jueves, Sevilla, a las 19.30... Si hubiera sido un viernes podría haberme escapado a veros! Con lo cerca que os tendré ya es mala suerte!

Un abrazo,
jorge

Javier Das dijo...

Pues yo probablemente sí me pueda pasar, que la verdad que me apetece mucho, a ver si no se tuerce nada, ya te comentaré para saludarte si voy.
Un saludo

Hipatia dijo...

" Poesía se está de fuera:
Poesía es una quimera
Que oye ya a la vez y al dios.
Poesía no dice nada:
Poesía se está callada,
Escuchando a su propia voz

Como se va vida,
O como crece pelo de cadáver,
Estás tú, piedra aviternísima, piedra ilusa,
Entre las cosas reales.
Eternidad haraposa,
Firmeza sin edades,
Y un cordero de debajo que bebe el agua,
Y los cielos infinitos y con hambre...
Todo lo humano lo vi en ti,
Bestia mía y lejana, abiertas las fauces...
Todo de acto cumplido,
Y acezante...
Para cuando te estés muerto todavía,
Yo mismo, eres la muerte.
Eres yo mismo alguna vez
Entre las veces,
Entre las cosas,
Entre los quienes...
Pero tú, piedra enquistada,
¿Quién eres?
¿A quién voy entre los seres?
¿A qué tiempo, a qué futuro
iré con mis míes y mis desdenes
y con mis piedras recónditas,
yo mismo, nube de mí mismo, celeste?

La desesperación es una playa,
Sábelo, recóndita, alta piedra.
La Desesperación está contigo
Como tu piel o la miel de la abeja.
La Desesperación es un cielo
O una hembra o una piedra o una yedra.
La Desesperación no tiene otro
Límite que tu invocarla a ciegas.
La Desesperación está delante
De ti ahora: ahora es nueva,
Con sus monstruos invisibles de siempre
Y sus abiseles de fuera;
Con sus demonios de debajo, verdes,
Y con su cumbre, desierta.
Entre oleaje de roca, a ti llegué,
Muerto y vivo, con mortaja de yerba. "
Adán.

Miriam G. dijo...

¡Jolines en jueves imposible! Dispuesta estab yo a cogerme un tren y plantarme en Sevilla, pero un jueves...

Un beso, Miriam G.