El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, agosto 31, 2007

Muertos

Tengo la impresión de que los muertos célebres eligen el verano para morirse. Eso, o que en verano hay que menos noticias y la muerte ocupa más espacio. También puede ser que luego la rutina no me deja tiempo ni para fijarme en la muerte...
En todo caso, hay viajes y veranos que tengo asociados a algunos muertos famosos. Estaba en México cuando murió Camarón. A la vuelta de la India, recién llegada a Barajas y todavía en un avión, agarré un periódico que alguien había dejado en un asiento y me enteré a la vez de la muerte de Lola Flores y de su hijo Antonio.
De los muertos con nombre de este verano lamento la juventud de Puerta y el espectáculo de su agonía - cuya primera parte vi en directo; Bergman me recuerda sus películas, que tengo pendientes; sobre Grace Paley - escritora norteamericana de cuya muerte acabo de enterarme por el blog de José Ángel Barrueco-, decir que su antología de relatos publicada por Anagrama me pareció simplemente maravillosa; de Umbral, me quedo con un par de fragmentos de su Mortal y rosa que jamás olvidé y que podéis leer en el blog Vivir del cuento (ese que termina con "Estoy oyendo crecer a mi hijo" y el que comienza con "Sólo conocí una verdad en la vida, hijo, y eras tú"; de Emma Penella me conmocionó la historia de su padre, que conocí hace unos meses.
La vivencia de la muerte -sobre todo cuando es lejana- es de las cosas más subjetivas que conozco. La memoria va eligiendo los recuerdos por su cuenta, por motivos extraños.

6 comentarios:

Clifor dijo...

Y por si no había suficientes funerales estos días, también nos llenan las horas con el re-make de la muerte, hace diez años, de Lady Di.

Hasta para morirse hay que saber elegir fecha.

Saludos!!

Miriam G. dijo...

A mí las muertas ajenas, y digo ajenas porque no son nuestras, son de los que los querían, si me apuras me hacen respirar aliviada: ¡uf esta vez no me toca llorarles!

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Qué razón tenéis ambos.

Fernando Sarría dijo...

pues tioenes razón...Elvis, Mao, un papa, Hilario Camacho...seguro que muchos más...pero haremos como dice Miriam..uff! no nos tocan de cerca

Viktor Gómez dijo...

"Temen morir y no temen vivir" asi de lapidario un poeta francés (Vàlery)advertía de la naturaleza humana, tan dada a errores fruto de un raciocinio convulsivo, ególatra, supersticioso.

Es común que al muerto se le regale lo que se le negaba en vida.

Y es que somos extraños animales insaciables.

La muerte es el tema alrededor del que giran otros tantos e ineludibles como la soledad, la justicia, el miedo,
etc.,

Entiendo y comparto ese deseo de explorar su tejido, su musculatura, en nuestra culturalidad algo raquítica ultimamente.

Un abrazote,

Viktor

Ana Pérez Cañamares dijo...

Víktor: como siempre, palabras justas. "Temen morir y no temen vivir". Yo le añadiría un matiz: se sorprenden de la muerte, y no de la vida. Gusto en verte por aquí.
!Hola, Fernando! Me acuerdo de la muerte de Mao: estaba de vacaciones en Santander, debía de tener unos nueve años. Yo añado a tu lista a Marilyn Monroe, aunque por entonces yo no había nacido.