El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

viernes, junio 08, 2007

Poema de Vicente Muñoz Álvarez

Estoy leyendo un libro altamente recomendable: Poemas para cruzar el desierto, antología editada por la editorial Línea de Fuego. Son tantos los poetas y los poemas que me gustan de este libro que cada vez que quiero traer uno hasta aquí, aparece otro que me gusta todavía más y nunca encuentro el momento de pararme. Eso, y que he vuelto a coger la buena costumbre de leer en la cama, antes de acostarme y al día siguiente ya no recuerdo el poema que la noche anterior me prometí a mí misma copiar en el blog. Pero hoy no quiero olvidar este poema, que me ha tocado mucho y cuyas palabras podría suscribir una a una.

TREGUA

A veces,
justo en medio
de la desesperación y el caos,
cuando todo parece perdido,
la vida nos concede
una pequeña tregua:

la clave de un poema,
los preparativos de un viaje,
la llamada de un amigo,
la magia de un atardecer.

Días de luz en los que,
sin saber por qué,
se declara el alto el fuego,
y todo parece
fluir de nuevo en tu interior.

Aunque en el fondo,
en lo profundo,
se siga escuchando
el fragor de la lucha.

18 comentarios:

kebrantaversos dijo...

Guapísima, leo que estas recuperandote poquito a poco, en el próximo recital, tiene que estar VICENTE, a ver si se anima, y tú, y DAVID, y un chico de MADRID, y la demás peña, yo no que soy un manta. NO VAN A PODER CON NOSOTROS ANA, recuérdalo, SOMOS MAWS FUERTES QUE ELLOS, desde aqui mi apoyo total para lo que haga falta. ABRAZOTE FUERTE DE VERDAD. EL KEBRAN

carlota dijo...

Aunque no nos conocemos, es un gustazo encontrar una sensibilidad tan afín. Te hago aquí el comentario pero tu poema anterior (ese sí es tuyo) también me ha gustado mucho.
Tomo nota de la antología que estás leyendo.
Un abrazo

Enrique Ortiz dijo...

También tomo nota de la antología; magnífico poemas, de esos que me gustan, de esos que no se olvida. Un abrazo, Ana.

Anónimo dijo...

bueno, queridos, pues me alegro mogollón de que ese poema os haya gustado. guerra y treguas, eso nos ofrece la vida. y hay que elegir etre ambas, en función de cómo nos vengan dadas. se habla mu bien de vuestra lectura por el norte. espero acompañaros pronto. besos y fuerzas. v.

Ernesto dijo...

Gracias por el poema, Ana. Un saludo.

Dia :) dijo...

Creo que es cierto, y que esta bien no dejar de ver la tregua y la luz que hay al final...sobre todo en esos momentos. Precioso poema.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Por eso me gusta el poema, dia :), como a ti, porque deja la esperanza de la tregua... Saludos para ti, y para Ernesto también.
Anónimo Vicente -espero no equivocarme-, muchísimo gusto en verte por aquí; no sólo me gusta este poema, últimamente encuentro por aquí y por allí alguno de tus poemas, y siempre me gustan y me dicen algo que necesitaba saber o recordar. Un abrazo
Gracias, Carlota, y gracias, Enrique, la antología es totalmente recomendable.
Andrés, guapo, ando mejor, gracias por el apoyo y por preocuparte, he logrado descansar. Un beso

Luxvica dijo...

Me ha gustado mucho, un día necesita 2 minutos al menos para hacerle un buen o un mal día, y esas pequeñas cosas cuentan mucho.

Atiana dijo...

Hola! Acabo de descubrir tu blog por casualidad y decirte que me ha gustado mucho el poema y tomo nota de la antología. Pues me encanta los libros de poesía aunque ultimamente no puedo leer mucho...

kebrantaversos dijo...

Ana, guapisima creo que tienes el mail lleno de mensajes te envié uno y me lo devolvió, miratelo por favor, para poder enviarte mails, ANIMATE MUCHO.

Anónimo dijo...

pues sí, Ana, soy uve, y el gustazo es recíproco. David me habló muy bien de ti y ya sé que publicas en Baile y demás. así que muy pronto, seguro, nos veremos y compartiremos versos y amistad. le pido a kebran tu mail y te escribo ok ? o viceversa. quiero contar con tus poemas para proyectos futuros. besos.v.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Luxvica, gusto en verte por aquí de nuevo; me gusta lo que dices: es cierto, a veces bastan dos minutos, otras incluso simplemente abrir un ojo y saber que quieres o que no quieres lo que te espera.
Bienvenida, Atiana, espero verte más por aquí.

paula dijo...

No puedo epxlicarte, Ana, lo que necesitaba leer un poema así. Estoy pasando por un momento sumamente difícil, esos en los que se tiene la terrible sensación de que el mundo se va derrumbando lentamente y no hay nada que uno pueda hacer para detenerlo. A pesar de todo, quiero creer que pronto habrá una tregua.
Un abrazo y gracias, es bellísimo.

Lucas elkoalapuesto dijo...

ese Vicente que es de lo mejor que hay en León, aupa vinalia trippers.

Miriam G. dijo...

Me ha gustado el poema. Me gusta la gente que lee en la cama.

Un beso, Miriam G.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Gracias, Miriam, me alegro de que te haya gustado. Lo de la cama intento mantenerlo pero la presión por madrugar a veces me puede... Un beso
Lucas, me alegro de verte por aquí.
Paula, te mando muchos ánimos. Por eso mismo colgué yo el poema, me pareció un claro en medio de las nubes -sin dejar de ver las nubes. Un beso y gracias a ti, que vaya todo a mejor

Aylandara dijo...

Un poema muy rescatable, tanto que pido permiso para publicarlo in my nostalgical blog :))
Abrazo.

Anónimo dijo...

por mi parte,permiso concedido, por supuesto. y muchas a gracias a todos los que os ha gustado el poema y lo hacéis saber. es un texto salvavidas, especialmente recomendado para naufragios y cataclismos. abrazos.v.