El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

sábado, mayo 05, 2007

El contrato. Poema

A todo me he entregado
como si fuera a durar.
Con cada persona,
cada casa,
cada ciudad,
firmé un contrato
escrito sobre la piel.

Para decir adiós
he tenido que arrancarme
las cláusulas
a tiras.
Así ha sido,
una y otra vez.
Con cada persona,
cada casa,
cada ciudad.

La letra pequeña
se esconde ya
entre cicatrices.

19 comentarios:

Fernando dijo...

Tenemos y somos historia...tantas batallas, tantas despedidas...la vida siempre nos guarda cicatrices y pasar nuestra mano por ellas a veces nos produce un escalofrío...un abrazo fuerte.

Clifor dijo...

Me quedan dos meses para irme de ciudad, de casa, de trabajo. De mi primera ciudad. Mi primera casa. Mi primer trabajo. Ya noto las cicatrices por la espalda.

Un abrazo. Me ha gustado el poema.

child in time dijo...

Yo nunca leo la letra pequeña para no desilusionarme... Claro que cuando llega la hora de firmar cambio de notaría.
Me gusta mucho

El detective amaestrado dijo...

Por lo menos, que te den un finiquito...

Víctor Sierra dijo...

Muy bueno.
Me alcanza justo en el momento exacto y en el lugar exacto.
Me quedo, si me acuerdo.

Javi dijo...

Touché. Tocado y hundido, directo a la línea de flotación. Y lo qué pesan, las cicatrices, cuanto más recientes más te aplastan...

Jimena Lassan dijo...

Creo Ana que voy a nombrarte como un semillero de epígrafes para las aprendices de poeta como yo.

"A todo me he entregado
como si fuera a durar."

Ya no me sorprende la valentía de tus palabras, pero sigue resultando impactante la sobriedad con que tomas conciencia de que nosotros somos un continuo límite. Tal vez sea por eso por lo que tienes tanta influencia sobre el sentimiento o tal vez sea que el área exacto de sentimiento eficaz deba ser la sencillez..

Pensar contigo es fácil, lo que escribes incita a desear ser inteligente.

Un abrazo.

Sonia.

Miriam G. dijo...

Ana que te voy a decir que ya no te haya dicho...

Me gusta la gente que se entrega a todo como si fuese a durar.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Preparo hace tiempo un poema que se titula "La letra pequeña". No tiene nada que ver (o sí) con tu soberbio poema, Ana. Qué maravilla venir por aquí y leer tus poemas.

David González dijo...

Después de leer este poema, Ana, no me queda otro remedio que quitarme el sombrero y decirte: chapeau, tía...Tengo ganas de que llegue el 13 para compartir poemas contigo en Illescas...Abrazo fuerte y solidario y mi más sincera felicitación por otro gran poema...Tu amigo, David González.

beatus_ille dijo...

Me ha gustado mucho, es como una imposición de realidad, (poesía de la realidad), de crecer, de darnos cuenta de que hemos crecido
y una buena definición es esa letra pequeña escondida en las cicatrices.
bss

Makkkafu dijo...

ahhh que se me olvidaba comentar tu poema, sorry, me gusta por su concisión, no le sobra ni le falta nada, y además comparto lo que expresas.

C.A. Makkkafu.

magda gonzález dijo...

Muy bueno Ana. El desgarro que se siente cuando cambia algo en tu vida hecho poesía.

Jesús Alonso dijo...

En cada persona, en cada casa, em cada ciudad en las que has estado podrían poner una placa: "aquí vivió y escribió, y las dos cosas hizo bien, Ana Pérez Cañamares.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Buen poema.

pepeltenso dijo...

bonito poema tuyo

marceladenadie dijo...

Muy hermoso Ana.

He estado buscando en Grecia la etimología de la palabra crisis.
Cambio. En eso ando. Arrancándome claúsulas, como bien dices. Y no es fácil.

Un abrazo

Marcus Versus dijo...

a escondidas entro a tu vida sin que me veas, y lamo tus heridas pa curarlas sin que sepas que yo estoy allí, y te barro el salón y te friego los cacharros.

Es lo que tiene esto de los blogs, que te espio y, a veces, te escribo sin letra pequeña; porque aquí no existen contratos.

MUCHOS VESOS
MARCUS

Ana Pérez Cañamares dijo...

Me dejáis muda de agradecimiento... Un beso a todos