El blog de Ana Pérez Cañamares - poeta

jueves, febrero 22, 2007

Magia

Últimamente me cuesta mantener la atención. Me cuesta leer, por tanto, y me cuesta enterarme de las películas (me recuerdo a mi madre peleándose siempre con los argumentos y los nombres extranjeros). Por eso he vuelto al periódico diario -lo dejo por temporadas- y salto de uno a otro blog. No ayuda mucho a mi ánimo -tan maltrecho como mi concentración- que tenga entre manos dos libros exigentes y tristes, que giran alrededor de la muerte: La velocidad de las cosas, de Rodrigo Fresán, y El puente que cruza la luna, de Tess Gallagher. En estas ocasiones, me gustaría tener más dinero y más sitio para almacenar libros. Ir a una librería y comprarme treinta libros y catarlos todos, hasta encontrar el que se adapte mejor a mi ánimo, y los demás que esperen dóciles en las estanterías a que llegue su turno. Afortunadamente, ahora que he vuelto a trabajar, en la estación de metro en la que me bajo para ir al curro hay uno de esos Bibliometros -para quien no lo sepa, pequeñas bibliotecas instaladas en algunas estaciones de metro de Madrid. Necesitaba un libro que me salvara la tarde, y he estado pensándolo durante bastante rato, frente a la lista de libros disponibles. Al final me he decidido por La energía de los esclavos, poemario de Leonard Cohen. Y me he encontrado, en la primera página, con esto:

Bienvenida a estas líneas.
Hay una guerra en marcha,
pero trataré de que te encuentres a gusto.
No sigas mi conversación,
es sólo nerviosismo.
No hice el amor contigo
cuando éramos estudiantes del Este.
Desde luego que la casa está cambiada,
el pueblo será ocupado dentro de poco.
He retirado todo aquello
que pudiera servir al enemigo.
Estamos solos
hasta que cambien los tiempos
y todos aquellos que han sido traicionados
regresen, como peregrinos, a este momento,
en que nos negamos a darnos por vencidos
y a llamar poesía a la oscuridad.

En fin, los asiduos a este blog entenderéis que en ocasiones como ésta, una crea en la magia.

2 comentarios:

Luis Sevilla dijo...

Es normal que creas en la magia... es la única forma de combatir el vacío y la penumbra...

Un abrazo

Alfman dijo...

O hay magía, o hay simplemente magos, una de dos.

Hace una eternidad que no escucho My famous blue raincoat, ahora mismo voy a ponérmela unas 5 veces, gracias por recordármelo.